A la hora de plantearse un desarrollo, ya no de un TFG o TFM sino de cualquier proyecto, lo primero que hay que preguntarse de a dónde se quiere llegar, de dónde se parte y trazar una hoja de ruta para llegar desde A hasta B. Por tanto, el estudiante deberá formularse a sí mismo estas 3 cuestiones:

1 · “- ¿A dónde quiero llegar con la investigación?”

Esta pregunta sienta los objetivos del proyecto, y a su vez genera nuevas preguntas que nos ayudarán a definir nuestra hoja de ruta.

2 · “- ¿De dónde parto?”

Con esta pregunta estaremos respondiendo a la parte de marco conceptual, o “estado de la cuestión“. Debemos revisar la documentación disponible para ver qué se ha investigado en ese tema hasta el momento, qué líneas de investigación están más desarrolladas, cuáles necesitarían más profundidad, etc. La información que obtengamos de papers, libros, revistas científicas y en general cualquier publicación científica será la “materia prima” con la que vayamos construyendo nuestro proyecto. Recuerda que un Trabajo Fin de Grado o de Máster sigue el método científico, por lo que cada aportación debe estar fundamentada. Otra cuestión importante de esta revisión inicial es descartar duplicar las líneas de investigación: de nada sirve hacer el mismo trabajo que ya ha hecho otro antes.

3 · “- ¿Cómo voy del punto A (marco conceptual) al punto B (respuesta de la pregunta objetivo)?”

En esta parte estaremos definiendo la metodología de la investigación: cómo haremos para contrastar las hipótesis de partida, o para llegar a conocer mejor algún campo de estudio. Deberemos por tanto ir estableciendo una serie de hitos intermedios, a base de sub-preguntas objetivo que nos ayuden a encarrilar la investigación dentro de las líneas que deseamos.

La estructura de un TFG o TFM será por tanto diferente para un trabajo de Revisión Bibliográfica que por ejemplo para uno de investigación cuantitativa medicinal con SPSS, un análisis econométrico con EVIews, un Business-Plan o un Proyecto de Ingeniería.

trabajo fin de grado redaccion tfg redactar upm madrid uah ucm universidad europea

Qué es una “revisión bibliográfica

La revisión bibliográfica, también denominada “revisión literaria” (pero no confundir con “análisis literario”) consiste en elaborar un análisis y discusión de la bibliografía científica que se ha emitido hasta el momento en ese tema.

Una revisión bibliográfica sería por tanto un tipo de análisis cualitativo, basado en la observación (lectura) de lo que han hecho otros autores, poniéndolo en un marco común (objeto de nuestro estudio), y sacando conclusiones propias al respecto.

Cómo se estructura

Si bien hay que ser muy metódico para realizar una buena revisión bibliográfica, este tipo de proyectos suelen caracterizarse por el elevado tiempo que hay que dedicar para un desarrollo de calidad. Antes de escribir una sola palabra hay que leer toda la información que hayan escrito previamente otros autores, quedarse con la idea clave de cada artículo o sección y separar lo que tiene relación con nuestro campo de estudio y lo que no. Una revisión bibliográfica casi siempre la estructura es la misma:

1. Abstract y keywords (+ índice de contenidos)

El Abstract es un breve resumen de lo que trata el trabajo. No debe ocupar más de 100 páginas, y es aconsejable que esté tanto en el idioma del organismo o centro docente donde se vaya a publicar (si es en centros docentes de España opara revistas científicas españolas: en castellano) como en inglés.

Las keywords son palabras clave. Esta parte está pensada de cara a la integración digital con los motores de búsqueda y bases de datos.

2. Introducción: justificación de la investigación

Antes de ponernos con el desarrollo, es fundamental argumentar por qué hemos elegido hacer esa investigación documental. Debemos exponer y justificar el problema o la pregunta que resolverá nuestra investigación a través del TFG o TFM:

En otras palabras: el redactor tiene que contestarle al lector por qué cree que es importante hacer el estudio acerca de ese tema.

3. Metodología

En este apartado se explican detallada y ordenadamente los pasos que se han seguido para llevar a cabo la investigación. Se debe ilustrar el camino seguido para llegar desde el punto de partida (la pregunta u objetivos) hasta las conclusiones finales, y qué herramientas has utilizado para ello.

Se debe aclarar de dónde se ha obtenido la información, cómo se han tratado los datos, los criterios seguidos para incluir u obviar ciertos datos o informaciones, validación de las fuentes de información, etc. Cada proceso o subproceso utilizado en el trabajo debe ser indicado en este punto.

Algunos autores creen oportuno dividir el apartado de metodología en los siguientes epígrafes:

  • Diseño del trabajo

Explica brevemente cómo se ha llevado a cabo. Por ejemplo:

“Para la elaboración de esta investigación se ha recurrido a la revisión sistemática de publicaciones en revistas científicas especializadas en biología molecular. Por otro lado, se han consultado además otras revisiones e investigaciones científicas acerca del proceso de producción de clorofila”.

  • Estrategia de búsqueda

¿Qué sistemas se han utilizado para buscar los artículos y libros de la investigación? ¿Cuáles son las keywords que hemos introducido en los buscadores para encontrar las publicaciones?

  • Criterios de inclusión y exclusión

Tras introducir las palabras clave en varios motores de búsqueda, habrás obtenido cientos de artículos aparentemente relacionados con el tema. Luego, habrás decidido cuáles te sirven y cuáles no. ¿Qué criterios has llevado a cabo para llegar a la conclusión de que cierto artículo te sirve, y que otro no?

  • Extracción de datos

¿Qué bases de datos se han utilizado para buscar toda esa información? Ovbiamente los artículos de carácter divulgativo no deben tenerse en cuenta (periódicos, revistas no-científicas, blogs, wikipedia, etc.), y ha que tratar de acudir siempre a la fuente más original.

Algunas de las bases de datos que sí servirían podrían ser el INE, disposiciones legales, libros publicados de autores reconocidos, artículos en revistas científicas (Journal of Medicinal Chemistry), etc.

  • Análisis de los datos

Por último, deberemos explicar cómo se ha tratado toda esa información. Si es un estudio de carácter cuantitativo, los programas empleados (Excel, MatLab, Stata, EViews, Gretl…). Si por lo contrario es un estudio de carácter cualitativo, que es lo que suelen ser las revisiones bibliográficas, habremos de explicar también cómo se han puesto en común las ideas de ciertos autores, qué hemos recabado de cada uno, etc.

4. Revisión de autores

Esta es la parte central del proyecto. Según la estructura que previamente hemos planteado, empezamos a descomponer las ideas de cada autor, y a ponerlas todas en un marco conjunto, para intentar resolver poco a poco la pregunta inicial que nos planteamos. Podemos incluso poner ideas enfrentadas de varios autores, para demostrar que dominamos el tema (por ejemplo: el autor A piensa X en su estudio de 1994, mientras que el autor B, en su publicación de 2007, argumenta Y).

Es aconsejable que a la hora de formar la estructura descompangamos el objetivo principal de nuestra investiación en varios hitos o sub-objetivos. Haciéndolo de este modo será más fácil encontrar bibliografía de cada tema específico, y por tanto se avanzará más rápido en el desarrollo. Además, después de la elección del tema principal y las sub-preguntas, es buena idea también plantear (en el apartado 2) el objetivo de cada hito, para demostrar que tenemos un hilo perfectamente difinido.

5. Conclusiones

Ya hemos estudiado a todos los autores, sabemos qué es lo que argumenta cada uno de ellos en sus investigaciones, las contraposiciones de otros autores, etc., y por tanto tenemos de manera implícita las respuestas a nuestras preguntas. Lo que hay que hacer en este último paso es sintetizar todo lo dicho de la manera más práctica posible. En otras palabras: hay que contestar explícitamente a nuestra pregunta inicial, la cual justificaba la investigación, y contar qué hemos logrado. Con nuestro trabajo hemos hecho una aportación incremental al conocimiento científico, y el lector debería saber qué hemos conseguido con tan solo leerse las conclusiones.

Además, hay autores que aprovechan este último apartado para proponer nuevos campos para investigaciones futuras, bien por ellos mismos o para el que esté interesado. También hay otros a los que les gusta comentar las posibles implicaciones que tendrían estas conclusiones en su campo. Por ejemplo: “implicaciones para el management” en un trabajo de estrategia empresarial, “implicaciones para el diagnóstico” en un trabajo de medicina, etc.

6. Bibliografía utilizada

Este apartado ya no formaría parte del proyecto como tal, sino que es más bien un listado de todos los recursos consultados para llevarlo a cabo. Todas las ideas, citas, opiniones (científicas), datos, etc. deben estar recogidas aquí, según el formato de citas aplicable al trabajo.

Este formato lo elegirá el editor del medio donde se vaya a publicar (la revista, el libro, ala web…), que en el caso de los TFG y TFM, es el centro docente, normalmente recogido en la Guía Docente. Algunos de los sistemas de citación más utilizados son: APA, Vancouver, Chicago, Harvard, UNE-ISO, etc.

¿Necesitas una revisión bibliográfica de calidad, dentro de plazos y 100% original, partiendo de una elaboración desde cero? Uno de nuestros profesionales te podrá ayudar en lo que necesites.

PIDE TU PRESUPUESTO

Revisión Bibliográfica
5 (100%) 23 votes

Deja un comentario


✍ PEDIR PRESUPUESTO