5 tips básicos para exponer su TFG con éxito

Tiempo estimado de lectura: 7 minutos.

En este artículo queremos explicar a nuestros clientes los aspectos más emocionales de una exposición oral. Es evidente que para ello se debe preparar antes un buen Power Point y configurarse el guión de lo que se va a decir en cada diapositiva, pero eso es algo de lo que podemos encargarnos nosotros como academia a través de nuestro Servicio de Defensa en Power Point (o Póster). A partir de ahí, la última etapa del camino la debe recorrer el alumno solo, y esta guía está enfocada a esos últimos pasos en los que TrabajosFinDeGrado.es ya no podrá seguir ayudándote.

¡Aquí van los consejos más importantes!

1 . No subestimes la dificultad de hacer una buena presentación

Se acerca el momento: has conseguido superar con éxito 20 años de exámenes, tienes el proyecto aprobado y lo único que te separa de tu nueva etapa es la exposición oral del TFG. Los días previos piensas que «no pasa nada» , que «es muy fácil» y que «no hay que ponerse nervioso porque es una tontería«, pero a medida que se acerca el momento, nos entran las dudas: «Me estoy intentando autoconvencer de que es muy fácil pero puede que haga el ridículo… ¿y si me hacen una pregunta que no sé?«,  «¿Y si se dan cuenta de que he tenido ayuda profesional?«, «¿Y si…?«.

A no ser que seas una persona excepcionalmente disciplinada, previsora y con tiempo, todos pasamos por el mismo ciclo:

  1. Miedos light. Cuando faltan todavía algunas semanas, tenemos el pensamiento recurrente de que tenemos pendiente la presentación, y que es un acto importante que deberíamos que preparar (pero no lo hacemos).
  2. Autoconvicción. No soportamos el pensamiento negativo recurrente del miedo a no dar la talla el día de la presentación, y en vez de prepararla (porque requiere esfuerzo y todavía queda mucho tiempo), para eliminar la mala sensación que nos genera ese pensamiento, nos vamos autoconvenciendo de que no es para tanto, con argumentos más o menos razonables: «Al tribunal no le interesa mi trabajo, seguro que ni siquiera van a atender a lo que digo y no me harán preguntas difíciles«, o «No me voy a poner nervioso, porque es una presentación ante 4 personas y yo soy un crack improvisando; soy tan listo que podría dar una charla TED relajado«. (Y mientras tanto, seguimos sin prepararnos la exposición oral).
  3. Miedos serios: la realidad se impone. Solo cuando ya queda poco para la exposición es cuando se derrumba esa falsa imagen que nos hemos querido construir de que lo llevamos todo controlado y de que es muy fácil. El miedo al fracaso se impone a los falsos argumentos que nos hemos ido repitiendo (porque a pesar de que nos sirvieran para eliminar en ese momento el pensamiento de miedo, en el fondo sabíamos que eran excusas). ¿A quién queremos engañar? Acabamos descartando la improvisación, y aceptamos que en mayor o menor medida, tenemos que preparar la presentación. El tiempo que tendremos para preparar la exposición dependerá de hasta cuándo nos hayamos estado autoengañando con los falsos argumentos tranquilizadores: hay quien se da cuenta a falta de 1 semana, de 2 días, la noche anterior o la misma mañana de la exposición.
  4. Preparación express. Con el tiempo que nos queda, preparamos la exposición como buenamente podemos: nos probamos la americana de Nochevieja para ver si nos sigue quedando bien (rezando para que así sea y no tener que ir a comprar otra), miramos las diapositivas y el guion que el profesor de TrabajosFinDeGrado.es nos ha preparado, e intentamos quedarnos con las ideas más importantes para salir del paso. No todo está perdido.
  5. Día D. Ya no hay vuelta atrás: lo hecho hecho está, y aunque en el fondo pensemos «tenía que haberle dedicado más tiempo a esto«, a tu favor te diremos que independientemente del tiempo que le hayas dedicado, es imposible eliminar los nervios al completo. En ese momento es cuando SÍ tienes que autoconvencerte de que lo vas a hacer bien, porque algo sí que te lo has preparado, y los argumentos que inicialmente te dabas a ti mismo, en parte siguen siendo válidos: el tribunal está ahí porque tiene que estar, no porque le interese tu proyecto, y su mayor interés será acabar pronto para poder comer a su hora. Da 5 saltos, hombros atrás, paso firme y ¡a matar! Lo vas a hacer bien, no porque seas extremadamente listo (que quizás lo seas), sino porque al final, todos lo hacemos bien.

Evolución de los miedos ante la exposición del TFG. Fuente: elaboración propia.

Ahora que ya sabes cuál va a ser el ciclo, lo ideal es que te adelantes y lo prepares con tiempo.

En nuestro Servicio de Defensa en Power Point, aparte del Power Point (o póster, según necesidades) incorporamos también las fichas con el guión de lo que el alumno tiene que decir. Hasta ahí es donde podemos llegar, ya que el último tramo del camino lo tendrá que recorrer el estudiante por su cuenta. A pesar de que en te demos el Power Point y el guión con las ideas clave que tienes que decir en la defensa, es fundamental que te leas el trabajo completo, lo entiendas y sobre todo memorices el orden de las ideas que tienes que exponer en tu presentación oral. Muchos sufren el síndrome de Demóstenes e infravaloran la importancia de la memorización de las ideas clave, desaprovechando la oportunidad de hacer una exposición brillante a poco esfuerzo que le hubiesen puesto previamente.

Imprime el guión, divídelo en fichas (como hacen los presentadores de concursos de TV) y marca con un subrayador de colores las palabras clave de la estructura, que te ayudarán a seguir el hilo. Esas fichas de guión te serán útiles para no quedarte en blanco, pero incluso llevando tu presentación muy bien preparada, te ayudarán a ir más confiado, sabiendo que tienes esa red de seguridad para el hipotético caso de que te quedaras en blanco: todas las posibilidades de error están salvadas.

2. Storytelling: empieza por los motivos que te llevaron a elegir el tema del TFG

Tu objetivo principal será que el tribunal no se duerma (cosa que no es fácil). Antes de meterte a desglosar la estructura, objetivos, etc., indica por qué elegiste ese título. Si le puedes dar una carga emocional, mejor, porque así captarás la atención del tribunal. En esa primera diapositiva, una fotografía a tamaño completo podría ser un buen refuerzo de tu mensaje.

Ejemplo para un TFG de Enfermería:

a) (Incorrecto). «Buenos días, en primer lugar gracias por su atención [etc]. En este proyecto he tratado de recoger las características más importantes del tratamiento post-operatorio en pacientes intervenidos de una extracción de riñón, [blablabla].»

· Pensamiento del tribunal: «Dios mío mátame, otra vez lo mismo… voy a repasar mentalmente la lista del Carrefour, que esta tarde tengo que ir sin falta.»

b) «Buenos días, en primer lugar gracias por su atención [etc]. 30.000 pacientes sobreviven en España gracias a la diálisis [y sigues]. No solo expones TUS motivos por los cuales elegiste el tema del TFG (que no tienen por qué ser necesariamente científicos), sino que has conectado emocionalmente con el tribunal, porque todos somos personas.

· Pensamiento del tribunal: «Es verdad, qué pu**da… menos mal que existen tratamientos renales. A ver qué más dice en su TFG.»

Importante: no mientas; para construir un buen storytelling no hace falta mentir, tan solo hay que darle un poco a la cabeza y respetar la inteligencia del que tienes delante.

3. Deja claro los objetivos del TFG y la ruta que vas a seguir

Haz hincapié de cuál ha sido el objetivo principal de tu TFG, cuáles ha sido los objetivos derivados para dar respuesta al principal, y qué has hecho para encontrar la respuesta. Deja claro el camino, de atrás a adelante, y cuando pases por un apartado, no vuelvas a mencionarlo (salvo en las conclusiones). Si ya has hablado de los objetivos, olvídate de ellos y pasa a explicar la metodología de trabajo, y así hasta el final. No líes al tribunal con saltos, porque harás que pierdan el hilo y dejen de prestarte atención.

Otro truco que recomendamos emplear son las migas de pan  (el término en inglés es breadcrumbs). Consiste en escribir en la parte superior, en pequeño, la situación actual de cada diapositiva. ¿A cuántos de nosotros no nos pasó estar en mitad de una clase y preguntarnos cuántas diapositivas faltaban? Esa lucha interna entre los impulsos de querer salir a tomar algo y mantener la concentración nos pasa a todos los humanos, a consecuencia de que nuestro modelo de decisión está gobernado por dos sistemas distintos: uno automático e intuitivo vs otro elaborado y controlado. Esto lo demostró el Nobel de Economía Daniel Kahneman en su obra «Thinking, Fast and Slow» (2011).

Por lo tanto, las migas de pan le dará al tribunal la información de dónde están en cada momento, ayudándote a que mantengan la atención en lo que estás diciendo, (en vez de pensar cuánto faltará para que acabes), o si alguno ha perdido el hilo durante 30 segundos mirando la mosca que pasaba, que se pueda reenganchar.

En cuanto a la construcción y diseño del breadcrumb no debes preocuparte; simplemente con decirle a nuestro profesor que quieres que lo incluya, es suficiente (muchos profesores incluso lo ponen por defecto, sin que se lo pida el alumno).

Ejemplo de cómo emplear las migas de pan en la exposición de un TFG. Fuente: elaboración propia.

4. No temas al tribunal ni al turno de preguntas

El tribunal está compuesto por profesores, que son personas normales como tú, como yo  y como el resto de profesores que trabajamos en TrabajosFinDeGrado.es. No van a ir a pillarte y no tienen nada en tu contra; incluso si has sido un alumno un poco «impertinente» en sus clases, son personas maduras, y no están esperando tomarse la revancha. Mantén la tranquilidad y no te tomes las preguntas a la defensiva. Seguramente si te hacen alguna pregunta será por cumplir: por no dejar un silencio incómodo en el turno de preguntas, y te preguntarán algo genérico, o te pedirán que matices algo. En ese caso solo puede haber dos posibilidades:

A) Que la sepas responder. Aunque sepas la respuesta, no te precipites a hablar y piénsela durante 5 segundos. Eso no solo te hará parecer más listo, sino que te dará un lapso de tiempo para estructurar tu respuesta.

B) Que no la sepas responder. Si en 5/10/15 segundos no tienes una respuesta convincente, no te tires a la piscina: si quieres probar suerte compra un rasca de la ONCE, pero en una exposición tan importante como el TFG, sé honesto con el tribunal. Al tribunal le va a molestar más que le cuentes una trola inventada para salir del paso (porque al 99% de probabilidad se van a dar cuenta) que le digas que no sabrías responderle a esa pregunta. Lo ideal en ese caso es agradecer la pregunta, confesar que has estado un rato pensando en la respuesta y que en ese momento no sabrías darle una respuesta con la calidad que se espera, pero que si te lo permiten, asumes el compromiso personal con él/ella (el que te haya preguntado) para darle en unas horas (por email, yendo a su despacho o como prefiera) una respuesta argumentada, así como las referencias bibliográficas que la soporten. No es la respuesta ideal, pero es la mejor alternativa y no por ello te van a suspender.

5. Utiliza el lenguaje corporal

Mira al público, sonríe, abre las manos, no des la espalda, mantén una postura erguida y segura, muévete de forma natural, no te toques la cara, etc. En internet hay miles de artículos y vídeos acerca de lenguaje corporal y no vamos a duplicar contenido. Lo único que queremos matizar por nuestra parte es que ensayes. Por ridículo y típico que parezca, grábate con el móvil haciendo la exposición entera, y corrige aquellos puntos en los que tú mismo veas que necesitas mejorar. El objetivo no es hacer muchos gestos sino los adecuados para aparentar naturalidad, pero eso solo se consigue ensayando.

 

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Crees que nos hemos olvidado de algo?

👇¡Deja tu comentario!

Revisión Bibliográfica

COMPRAR TFG REVISION BIBLIOGRAFICA

A la hora de plantearse un desarrollo, ya no de un TFG o TFM sino de cualquier proyecto, lo primero que hay que preguntarse de a dónde se quiere llegar, de dónde se parte y trazar una hoja de ruta para llegar desde A hasta B. Por tanto, el estudiante deberá formularse a sí mismo estas 3 cuestiones:

1 · «- ¿Qué pretendo con esta Revisión Bibliográfica?»

Esta pregunta sienta los objetivos del proyecto, y a su vez genera nuevas preguntas que nos ayudarán a definir nuestra hoja de ruta.

2 · «- ¿De dónde parto para hacer mi TFG de Revisión Bibliográfica?»

Con esta pregunta estaremos respondiendo a la parte de marco conceptual, o «estado de la cuestión«. Debemos revisar la documentación disponible para ver qué se ha investigado en ese tema hasta el momento, qué líneas de investigación están más desarrolladas, cuáles necesitarían más profundidad, etc. La información que obtengamos de papers, libros, revistas científicas y en general cualquier publicación científica será la «materia prima» con la que vayamos construyendo nuestro proyecto. Recuerda que un Trabajo Fin de Grado o de Máster sigue el método científico, por lo que cada aportación debe estar fundamentada. Otra cuestión importante de esta revisión inicial es descartar duplicar las líneas de investigación: de nada sirve hacer el mismo trabajo que ya ha hecho otro antes.

3 · «- ¿Cómo voy del punto A (marco conceptual) al punto B (respuesta de la pregunta objetivo)?»

En esta parte estaremos definiendo la metodología de la investigación: cómo haremos para contrastar las hipótesis de partida, o para llegar a conocer mejor algún campo de estudio. Deberemos por tanto ir estableciendo una serie de hitos intermedios, a base de sub-preguntas objetivo que nos ayuden a encarrilar la investigación dentro de las líneas que deseamos.

La estructura de un TFG o TFM será por tanto diferente para un trabajo de Revisión Bibliográfica que por ejemplo para uno de investigación cuantitativa medicinal con SPSS, un análisis econométrico con EVIews, un Business-Plan o un Proyecto de Ingeniería.

trabajo fin de grado redaccion tfg redactar upm madrid uah ucm universidad europea

En qué consiste un TFG o TFM de Revisión bibliográfica

La revisión bibliográfica, también denominada “revisión literaria” (pero no confundir con “análisis literario”) consiste en elaborar un análisis y discusión de la bibliografía científica que se ha emitido hasta el momento en ese tema.

Una revisión bibliográfica sería por tanto un tipo de análisis cualitativo, basado en la observación (lectura) de lo que han hecho otros autores, poniéndolo en un marco común (objeto de nuestro estudio), y sacando conclusiones propias al respecto.

Cómo se estructura un Trabajo Fin de Grado o Máster de Revisión Bibliográfica

Si bien hay que ser muy metódico para realizar una buena revisión bibliográfica, este tipo de proyectos suelen caracterizarse por el elevado tiempo que hay que dedicar para un desarrollo de calidad. Antes de escribir una sola palabra hay que leer toda la información que hayan escrito previamente otros autores, quedarse con la idea clave de cada artículo o sección y separar lo que tiene relación con nuestro campo de estudio y lo que no. Una revisión bibliográfica casi siempre la estructura es la misma:

1. Abstract y keywords (+ índice de contenidos)

El Abstract es un breve resumen de lo que trata el trabajo. No debe ocupar más de 100 páginas, y es aconsejable que esté tanto en el idioma del organismo o centro docente donde se vaya a publicar (si es en centros docentes de España opara revistas científicas españolas: en castellano) como en inglés.

Las keywords son palabras clave. Esta parte está pensada de cara a la integración digital con los motores de búsqueda y bases de datos.

2. Introducción: justificación de la investigación

Antes de ponernos con el desarrollo, es fundamental argumentar por qué hemos elegido hacer esa investigación documental. Debemos exponer y justificar el problema o la pregunta que resolverá nuestra investigación a través del TFG o TFM:

En otras palabras: el redactor tiene que contestarle al lector por qué cree que es importante hacer el estudio acerca de ese tema.

3. Metodología

En este apartado se explican detallada y ordenadamente los pasos que se han seguido para llevar a cabo la investigación. Se debe ilustrar el camino seguido para llegar desde el punto de partida (la pregunta u objetivos) hasta las conclusiones finales, y qué herramientas has utilizado para ello.

Se debe aclarar de dónde se ha obtenido la información, cómo se han tratado los datos, los criterios seguidos para incluir u obviar ciertos datos o informaciones, validación de las fuentes de información, etc. Cada proceso o subproceso utilizado en el trabajo debe ser indicado en este punto.

Algunos autores creen oportuno dividir el apartado de metodología en los siguientes epígrafes:

  • Diseño del trabajo

Explica brevemente cómo se ha llevado a cabo. Por ejemplo:

“Para la elaboración de esta investigación se ha recurrido a la revisión sistemática de publicaciones en revistas científicas especializadas en biología molecular. Por otro lado, se han consultado además otras revisiones e investigaciones científicas acerca del proceso de producción de clorofila”.

  • Estrategia de búsqueda

¿Qué sistemas se han utilizado para buscar los artículos y libros de la investigación? ¿Cuáles son las keywords que hemos introducido en los buscadores para encontrar las publicaciones?

  • Criterios de inclusión y exclusión

Tras introducir las palabras clave en varios motores de búsqueda, habrás obtenido cientos de artículos aparentemente relacionados con el tema. Luego, habrás decidido cuáles te sirven y cuáles no. ¿Qué criterios has llevado a cabo para llegar a la conclusión de que cierto artículo te sirve, y que otro no?

  • Extracción de datos

¿Qué bases de datos se han utilizado para buscar toda esa información? Ovbiamente los artículos de carácter divulgativo no deben tenerse en cuenta (periódicos, revistas no-científicas, blogs, wikipedia, etc.), y ha que tratar de acudir siempre a la fuente más original.

Algunas de las bases de datos que sí servirían podrían ser el INE, disposiciones legales, libros publicados de autores reconocidos, artículos en revistas científicas (Journal of Medicinal Chemistry), etc.

  • Análisis de los datos

Por último, deberemos explicar cómo se ha tratado toda esa información. Si es un estudio de carácter cuantitativo, los programas empleados (Excel, MatLab, Stata, EViews, Gretl…). Si por lo contrario es un estudio de carácter cualitativo, que es lo que suelen ser las revisiones bibliográficas, habremos de explicar también cómo se han puesto en común las ideas de ciertos autores, qué hemos recabado de cada uno, etc.

4. Revisión de autores

Esta es la parte central del proyecto. Según la estructura que previamente hemos planteado, empezamos a descomponer las ideas de cada autor, y a ponerlas todas en un marco conjunto, para intentar resolver poco a poco la pregunta inicial que nos planteamos. Podemos incluso poner ideas enfrentadas de varios autores, para demostrar que dominamos el tema (por ejemplo: el autor A piensa X en su estudio de 1994, mientras que el autor B, en su publicación de 2007, argumenta Y).

Es aconsejable que a la hora de formar la estructura descompangamos el objetivo principal de nuestra investiación en varios hitos o sub-objetivos. Haciéndolo de este modo será más fácil encontrar bibliografía de cada tema específico, y por tanto se avanzará más rápido en el desarrollo. Además, después de la elección del tema principal y las sub-preguntas, es buena idea también plantear (en el apartado 2) el objetivo de cada hito, para demostrar que tenemos un hilo perfectamente difinido.

5. Conclusiones

Ya hemos estudiado a todos los autores, sabemos qué es lo que argumenta cada uno de ellos en sus investigaciones, las contraposiciones de otros autores, etc., y por tanto tenemos de manera implícita las respuestas a nuestras preguntas. Lo que hay que hacer en este último paso es sintetizar todo lo dicho de la manera más práctica posible. En otras palabras: hay que contestar explícitamente a nuestra pregunta inicial, la cual justificaba la investigación, y contar qué hemos logrado. Con nuestro trabajo hemos hecho una aportación incremental al conocimiento científico, y el lector debería saber qué hemos conseguido con tan solo leerse las conclusiones.

Además, hay autores que aprovechan este último apartado para proponer nuevos campos para investigaciones futuras, bien por ellos mismos o para el que esté interesado. También hay otros a los que les gusta comentar las posibles implicaciones que tendrían estas conclusiones en su campo. Por ejemplo: “implicaciones para el management” en un trabajo de estrategia empresarial, “implicaciones para el diagnóstico” en un trabajo de medicina, etc.

6. Bibliografía utilizada

Este apartado ya no formaría parte del proyecto como tal, sino que es más bien un listado de todos los recursos consultados para llevarlo a cabo. Todas las ideas, citas, opiniones (científicas), datos, etc. deben estar recogidas aquí, según el formato de citas aplicable al trabajo.

Este formato lo elegirá el editor del medio donde se vaya a publicar (la revista, el libro, ala web…), que en el caso de los TFG y TFM, es el centro docente, normalmente recogido en la Guía Docente. Algunos de los sistemas de citación más utilizados son: APA, Vancouver, Chicago, Harvard, UNE-ISO, etc.

¿Necesita una revisión bibliográfica de calidad, dentro de plazos y 100% original, partiendo de una elaboración desde cero? Uno de nuestros profesionales se la podrá redactar.

PIDA SU PRESUPUESTO

Derechos de Autor

Todo lo que debes saber acerca de los Derechos de Autor de tu TFG o TFM

La realización de un Trabajo Fin de Grado, Trabajo Fin de Máster, e incluso cualquier trabajo de la universidad conlleva la generación tácita de una serie de derechos de autor. Tácita quiere decir que no hace falta registrarlos, ya que la propia naturaleza de la obra incluye la generación de estos derechos, a modo de autoría.

Una de las preguntas más recurrentes que nos hacen nuestros clientes es acerca de los derechos de autor que se generan a través de nuestros servicios de consultoría académica:

«¿Tendré también los derechos de autor?»

«¿La redacción del trabajo será legalmente mía?»

«¿Tendré algún problema con alguna institución educativa a causa de los derechos de autor?

Si estás pensando contratar nuestros servicios, seguramente tú también te estés preguntando algo parecido, y es normal: un TFG/TFM es un elemento muy importante en la vida de todo egresado, ya que constituye el hito final para conseguir un título, que bien utilizado te permitirá desarrollar tu carrera profesional.

No solo hay que buscar una empresa profesional y con las capacidades adecuadas para poder desarrollar un buen trabajo, sino que debes preocuparte también por otros temas igual de importantes o más como son la confidencialidad, que la empresa esté registrada en Hacienda y sus trabajadores en la Seguridad Social (que es lo que distingue a una empresa de un «chiringuito en internet»), que su sistema de gestión disponga de un servicio de seguridad frente ataques de terceros, y por último pero no menos importante: que generen una cesión total de los derechos de autor.

Llegados a este punto, lo que deberías saber de los derechos de autor es:

Qué son los derechos de autor

Los derechos de autor responden a la aplicación de una serie de normas juríricas, las cuales reconocen y protegen la autoría de una obra a su creador por el simple hecho de haberla creado (sin tener que registrarla), pudiendo ser desde una canción hasta una pintura, una poesía, un texto científico, etc. Estos derechos son suyos tanto si la obra está publicada como si la tiene guardada en el trastero de su casa y no se la ha enseñado a nadie: el que crea algo tiene el derecho de poseer su autoría.

No obstante hay varios tipos de derechos de autor, y a la hora de encargar un TFG o TFM, deberías saber diferenciarlos con claridad.

Clases de derechos de autor

Existen dos grandes grupos de derechos de autor: patrimoniales y morales.

Derechos de autor Patrimoniales

Los derechos Patrimoniales no están pensados para reconocer la autoría de una obra en el sentido de reconocerle a esa persona su trabajo, sino de cara a una explotación económica. Si por ejemplo compones una canción te pueden interesar dos cosas: o bien que la gente te reconozca y te admire por haber creado la canción, o bien sacarle beneficio económico: venderle los derechos de autor a una discográfica (o ambas: tanto que se te reconozca como sacarle beneficio económico). Este es el marco en el que juegan los derechos de autor patrimoniales: forman parte de tu patromonio (como tu casa, tu coche o tus muebles), puedes venderlos, comprarlos e incluso regalarlos.

Si J.K.Rowling decide escribir otro libro de Harry Potter, puede hacer dos cosas con ese texto: o bien quedarse con los derechos de autor Patrimoniales e imprimir el libro por su cuenta para luego venderlo, o bien venerle los derechos de autor Patrimoniales a una editora para que le imprima el texto en miles de libros, los distribuya, los coloque en tiendas, regoja el diero de las ventas, etc… y a cambio darle una parte a la autora, sin que ésta tenga que hacer nada más. Los derechos de autor Patrimoniales son un activo: se pueden comprar y vender (o regalar), y están pensados dentro de un marco económico.

Llegados a este punto quizás te preguntes: «Entonces si los derechos de autor Patrimoniales no hace falta registrarlos, ¿por qué existen las patentes, marcas, etc.?»

Eso responde a un nivel de complejidad más: hay que diferenciar entre derechos de autor y derechos de explotación, patentes de procesos, patentes de productos, patentes de marcas, logotipos, etc. Cuando hay intereses económicos tan altos de por medio, mejor registrarlo todo porque si no la cosa se puede complicar, y otra persona puede decir que él/ella lo escribió antes. ¿Cómo se demuestra que uno compuso antes la letra de una canción que está generando millones de euros en ventas? Registrándola, por si acaso. De todos modos, este no es el caso de tu proyecto TFG o TFM (a no ser que quieras publicarlo como un Best Seller de Amazon porque sea apasionante, pero sinceramente, y no es por deprimirte… la mayoría de los TFG/TFM no le interesan ni al propio tutor que los corrige).

Derechos de autor Morales

Los derechos de autor Morales no tienen nada que ver con las ventas o el dinero. Simplemente reconocen que esa obra pertenece a su autor, independientemente de que el autor luego venda los derechos Patrimoniales. Ejemplo:

Manolo trabaja en la discrográfica de Ricky Martin escribiendo letras de canciones. Cobra un sueldo todos los meses, y si su jefe creativo piensa que alguna letra es buena como para producir una «canción del verano», se la pasará al equipo de composición, en el que trabaja Paula: otra empleada. Tanto Manolo como Paula han firmado un contrato de cesión de derechos de autor, en el que aceptan que cualquier beneficio económico derivado de la explotación mercantil de esa canción no será para ellos. Manolo y Paula crean la canción, Ricky Martin la canta y la discográfica gana dinero, que lo reparte entre Manolo, Paula y Ricky Martin según lo acordado (sueldos fijos, porcentajes de ventas o lo que sea).

· ¿Puede Ricky Martin decir que la letra la compuso él? No, porque los derechos de autor morales no son suyos sino de Manolo y Paula.

· ¿Puede la discográfica decir que los derechos de autor Morales de esa letra son suyos? No, por el mismo motivo.

· ¿Puede la discográfica decir que los derechos de autor Patrimoniales (económicos) de esa letra son suyos, y quedarse con el dinero que genere la canción? Sí, porque es un acuerdo que firmaron con los autores de la obra: Manolo y Paula.

· ¿Pueden Manolo y Paula decir que la letra la compusieron ellos dos? Sí, porque es un derecho de autor Moral.

Los derechos de autor Morales, al igual que los Derechos Fundamentales, no se pueden ni comprar ni vender: son de su creador.

Entonces, te estarás preguntando:

«Pero a mí lo que me interesa no es ganar dinero con el TFG/TFM, sino que legalmente esté a mi nombre. ¿Qué solución hay para esto, si los derechos de autor Morales no se pueden transmitir?»

La solución al tema de los derechos de autor Morales es la co-autoría. Volviendo al ejemplo anterior: si Ricky Martin no ha compuesto la letra de la canción, no puede decir que la escribió él (porque lo hizo Manolo). Lo que sí puede hacer es componer por ejemplo la letra del estribillo, algunos acordes musicales aparte de los de Paula, o quedar con Manolo y/o Paula en el estudio para componerla entre los dos/tres (aunque sea Manolo el que la ponga por escrito con un lápiz y Paula la que lo pase a partitura). Con un documento científico pasa lo mismo: los derechos de autor Patrimoniales te los pueden ceder o vender, pero los derechos de autor Morales, si tú no has tocado nada del texto, no puedes pretender que te los cedan, porque la propia naturaleza de los mismos los hace instransferibles.

Para tener co-autoría de la obra puedes desarrollar el texto junto con el redactor. En TrabajosFinDeGrado.es somos los únicos que trabajamos a través de una plataforma privada que pone en contacto directo al alumno y profesor (redactor). No se hace una sola entrega, sino que se va consultando con el cliente la estructura a seguir, si cree que se tendría que cambiar algo, si quiere aportar bibliografía o algún texto, etc. Además, recomendamos siempre que el alumno haga algún capítulo del proyecto. El alumno interviene por tanto de principio a fin en el desarrollo de la obra: participa, pone su granito de arena, influye sobre el resultado final y aporta valor al documento. Por tanto, se puede hablar de co-autoría: los derechos de autor Morales no son solo del redactor, sino también del alumno, puesto que ambos han participado activamente en el desarrollo.

Debes recordar que cada centro docente tendrá su propia normativa. En la mayoría de ellos te exigirán en la Guía Docente del TFG/TFM que la autoría sea tuya, y efectivamente lo será si participas a través de la plataforma: la autoría Moral será tanto tuya como del profesor, y la Patrimonial tuya en exclusividad.

 

¿Quieres saber más acerca de cómo se plantean legalmente nuestros servicios? Pulsa aquí.

 

¿Necesitas que desarrollemos tu proyecto con la calidad que requiere, dentro de plazos, con tus derechos de autor y 100% original?

PIDE TU PRESUPUESTO


⌛ PIDA SU PRESUPUESTO